lunes, 13 de julio de 2009

Dejame entrar (Let The Right One In )


Es de esas películas que tienen un toque de cuento de hadas y de perverso. La historia no deja de ser hermosa, dos niños que se aman. Mas allá de las diferencias, que al principio se siente, pero no es evidente. Después queda en evidencia la realidad que separan a Oskar y Elie.
Oskar tiene 12 años, vive con su madre. No tiene amigos y es molestado permanentemente por sus compañeros de colegio.
Una noche conoce a Elie, que aparentemente tiene su edad. Entre ellos inmediatamente nace una amistad.

Me gustan la películas de vampiros, me gusta por demás el cine sueco. Y esta película tiene todos esos ingredientes para llamar mi atención. Pero mas allá de todo eso, es una gran película. Una de las mejores, en la temática de vampiros. Nada de extrañeces ridículas como Twilight. Ni mucha, ni poca sangre, supongo que la necesaria.
La fotografía es magistral, no cae en la rutinaria gama de grices que poseen las películas de vampiros. Mantiene la calidad de los colores, resaltando los colores vivos en ambiente, de por si frió.
Supongo que no es una simple películas de vampiros. Creo que es una película de amor. En donde la particularidad es que uno de ellos es un vampiro. Las actuaciones de los chicos son sublimes, no tengo otro calificativo.
Dirigida por Tomas Alfredson.
Origen: Suecia 2008